jueves, 2 febrero, 2023
spot_img
InicioVida y EntretenimientoTe has preguntado por qué los castigos que impones a tus hijos...

Te has preguntado por qué los castigos que impones a tus hijos no funcionan

Te has preguntado por qué los castigos que impones a tus hijos no funcionan

Te has preguntado por qué los castigos que impones a tus hijos no funcionan

Los castigos son la medida  más desagradable y muchas veces humillantes para los niños o adolescentes, todo esto por parte de los padres que se supone que son quien más les quiere. Este método riguroso de crianza que algunas veces puede traer consecuencias negativas en el niño y que puede llevar toda su vida.

Por lo general el castigo se entiende como una medida desagradable a responder a un comportamiento inaceptable.

Para los adultos, hay consecuencias democráticas lógicas: si no trabajas bien, puedes perder tu puesto; por matar, robar y violar la ley vas a la cárcel, ya que el asesino y el ladrón es peligroso para la sociedad, etc.

Pero en relación con los niños, todavía se utiliza a menudo la fuerza física, la humillación o la privación irrazonable.

No puedes esperar un buen resultado de tales acciones debido a que:

La sociedad ha cambiado y los niños lo entienden muy bien. Saben que ahora nadie será azotado con varas por un delito. Los métodos autoritarios se vuelven irrelevantes y sus consecuencias regresan a los educadores. Y como resultado de usar tales medidas, no obtenemos el miembro más adaptable y exitoso de la sociedad.

Por su parte, la sociedad manifiesta su desacuerdo con el trato severo a los niños y una persona que considera que esa crianza es la norma no encaja en el contexto de la sociedad, donde da preferencia a otros rasgos de personalidad. Y esta cualidad diferirá y no a favor de aquellos a quienes se les aplicó el sistema tradicional de castigo.

El castigo incluye el uso y la demostración de la fuerza, y también se centra en la situación misma de mala conducta y castigo. Esto, a su vez, refuerza los objetivos de comportamiento incorrectos en los niños (lucha por el poder, atención, venganza, impotencia), lo que significa que el mal comportamiento volverá a suceder. Y otros niños, por el contrario, serán demasiado pasivos y sumisos, obedeciendo a cualquiera (comportamiento de víctima).

El castigo puede tener un efecto contrario al buscado

Elizabeth T. Gershoff y Andrew K. Grogan-Keylor de la Universidad de Texas y Michigan han realizado una extensa investigación sobre este tema y han concluido que el castigo corporal es inútil. Y las consecuencias negativas en los niños persisten a largo plazo, independientemente de la severidad del castigo.

En los estudios puramente experimentales de Skinner sobre la conformación de la conducta, se ha encontrado que la conducta inaceptable seguida de un castigo no desaparece a largo plazo, pero puede cambiar de maneras inesperadas; a menudo, el nuevo comportamiento es incluso menos deseable que el punible. Además, tan pronto como desaparece la amenaza de castigo, el comportamiento negativo se repite una y otra vez.

Todo esto es resultado de las investigaciones del Journal of the Division of Family Psychology of the American Psychological Association. Y dibulgado en la revista Mente Asombrosa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí